Defiende tú lactancia Mamá


Defiende tú lactancia Mamá

“Yo defendí mi lactancia por encima de los doctores, comentarios, cansancio, hospitalización post-parto y más.”

A pesar de que es algo natural en nuestro cuerpo, la lactancia requiere que te eduques. Es un proceso el cual debemos leer, preguntar, aclarar dudas y hasta pedir ayuda de ser necesario. Por eso existen los grupos de apoyo, charlas, educadores en lactancia y más. Por que en ese proceso, lo más que vas a necesitar es apoyo, consistencia, fuerzas y muchas ganas de darle lo mejor a tu bebé .

Dato: La orientación sobre la lactancia no es sólo para mamá. Este tema involucra a todo aquél que va a estar cercano a ti durante el embarazo, parto y post parto.

Les cuento que para mi primer bebé me orienté, pero pensé que esto era algo normal. Creí que era un proceso que se me iba a ser fácil y ¿Saben que? fallé, no logré una lactancia exitosa, no pude pegarme a bebé, tuve que extraerme hasta lo último, en fin no defendí mi lactancia. Por eso hoy quiero exhórtate que luches por tu lactancia.

Para mi segunda bebé, me oriente mejor. Y les confieso que, aun siendo madre, me sentí primeriza totalmente en el tema de la lactancia. Pero estaba totalmente decidida a lograrlo por encima de todo.

Durante mi embarazo me comenzaron unos dolores fuera de lo normal en mi espalda baja y vientre, pero cada vez que me chequeaban me decían que era un espasmo, nervio asiático pichando, infección de orina y otras condiciones que me hicieron creer. Para hacer la historia larga/corta, cuando me pusieron la inyección espinal para la cesárea, el dolor desapareció. Nació mi hija y saben que logré lactar a mi bebé. Muy feliz de haberlo logrado ,me esforcé como madre a darlo todo, aunque los procesos de lactancia en los hospitales son estresantes y hasta tratan de darle fórmula a bebé yo Defendí mi lactancia.

Mi hija nació en Agosto 2017, antes de atravesar el Huracán María en nuestra isla Puerto Rico.  Cuando llegó la tormenta, definitivamente la lactancia fue esencial en éste proceso. Salimos del país para la florida a lo que las cosas en Puerto Rico se volvían a reestablecer. ¿Pero saben qué paso?  El dolor que sentí en el embarazo volvió, poco tiempo después de llegar a Orlando.

Comenzaron los dolores de espalda, vientre, fiebre, nauseas en fin estaba de cama, con mi bebé recién nacida, mi hijo de 4 años y sin mi esposo, porque estaba en Puerto Rico. Yo me negaba a ir al hospital porque sabía que podía estar lejos de mi bebé y afectar mi lactancia. Pero llegó el punto que no podía más.  Aguante hasta la llegada de mi esposo y ese mismo día de emergencia salimos al hospital. 

Cuando llega el doctor me comienza a decir que efectivamente, lo primero en detectar fué una infección bien fuerte de orina, me comenzó a hablar sobre todos los laboratorios que tenían que hacerme y hasta pasar por rayos X para ver que estaba provocando ésta gran infección.

“Mis únicas palabras fueron Yo soy madre lactante y no voy a dejar que ningún antibiótico o tratamientos  impidan que yo le de alimento a mi bebé.”

El doctor lo entendió y comenzó a verificar todos los medicamentes que podían afectar mi lactancia y cuales no. En ese proceso me llevan a Rayos X y me dicen que me van a inyectar para comenzar el proceso . Mi pregunta fue, ¿Afecta mi lactancia? Y efectivamente la afectaba. Cuando esa enfermera me dice que tenía que extraerme y botar la leche por 24 horas simplemente le dije que NO y pedí que buscaran todas las opciones que fueran prolactancia para continuar con los procedimientos. Pero ya saben en todo momento me mantuve con mi bebé lista para alimentarla y bien firme en mi decisión.

Y Así sucesivamente durante mi estadía de 4 días en el hospital. Pues les cuento que, sí me dejaron, gracias a que finalmente me encontraron una piedra la cúal tuvieron que remover con “laser”, ya que estaba tapando y afectando la uretra.  En éste proceso no saben cuantas veces me inyectaron y todas las veces que dije que era madre lactante y que no la iba a abandonar por nada. A todas las enfermeras le hacia que verificarán literal todo antes de ponerme. No fue fácil, estuve con fiebres super altas y al nivel de no poder ni pararme, ya que también se atrasó mi proceso de recuperación por mi decisión .

Pero defendí la lactancia con todo mi corazón, porque eso era lo que deseaba con todas mis fuerzas y lo logré.  Gracias a mi esposo que estuvo ahí todo el tiempo ayudándome y pegándome a mi niña y fue quién tomo la imagen que pueden ver en éste escrito durante mi hospitalización.

Llena de parchos por todo el pecho, brazos lacerados por tantas inyecciones, laboratorios, sin fuerzas, sin poder comer por la operación, con un dolor que ni se imaginan, pero me mantuve. Somos tan fuerte como deseemos madres. Hoy miro para atrás y doy gracias a Dios por no rendirme aún habiendo tantas circunstancias difíciles para hacerlo.

Agosto 16  de 2018 se cumple 1 año de perseverancia y lactancia exitosa, de no haber dejado que otros decidieran por mí, de luchar por ese sueño que tenía como madre y hoy disfruto de una niña hermosa y totalmente saludable.

Mamá no te rindas si tu deseo es lactar. La lactancia es algo hermoso que realmente las palabras no pueden expresar. Pero también edúcate, se fuerte y firme en el proceso, cierra tus oidos a comentarios negativos, lacta a demanda (olvídate de las aplicaciones y relojes), no te estreses que tú puedes lograrlo y verás como todo te saldrá bien.

Con mucho amor

Yanick Samara/Mis 5entidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *